Las alarmas sobre el fin del mundo se están volviendo banales: la peor señal del aprieto en que se encuentra la humanidad