Ante la vasta repercusión de la reciente crisis de la población Yanomami, una parte de la comunidad jurídica, tardíamente y avergonzada, empieza a balbucear: «ahora sí, tal vez...». Como si no hiciera muchos años que los indígenas presentan indicios y hasta pruebas de la destrucción en curso